Mercadillos navideños en Europa: Viena y París

Seguro que muchos estaréis pensando “la Navidad ya está otra vez aquí”. Las señales son siempre las mismas: luces que aparecen en las calles, muñequitos de Santa Claus que escalan por los  balcones y las típicas decoraciones en los escaparates de tiendas y centros comerciales.

Sin embargo, la época navideña es también una época del año en la que la mayoría de gente tiende a estar feliz, se hacen y reciben regalos, se visita la familia, … Y aunque es cierto que para Navidad los precios aumentan considerablemente, pasearse entre los mercadillos navideños siempre es una buena alternativa.

Yo personalmente siempre he preferido tener un poco más de frío y pasear entre los puestos de los mercados en lugar de tomar un sencillo chocolate caliente (generalmente no muy bueno) en el interior de un gran centro comercial. Y es que en realidad… ¿se puede comparar un chocolate caliente aburrido con un vaso de vino caliente especiado y el encanto de los mercadillos? Yo creo que no… y perdonad si esta vez estoy siendo muy subjetiva, pero realmente creo que estos mercadillos navideños tienen un encanto muy especial y merece la pena visitarlos.

A continuación os presento algunos de los mercados navideños más tradicionales de toda Europa. Son la excusa perfecta para pasar un fin de semana tranquilo y aprovechar para comprar algún que otro regalo.

Mercados de Navidad – Viena

La mayoría de mercadillos de Viena abrirán este año el sábado 13 de noviembre, cuando la época de Adviento llega un año más a la ciudad. Esto significa que todavía estáis a tiempo de reservar hostales Viena relativamente bien de precio… (Ya sabéis que la capital austríaca lamentablemente no destaca por ser barata…)

En la mayoría de puestos de estos mercados venden comida navideña tradicional, decoración y guirnaldas, productos de artesanía, juguetes hechos a mano, miel, etc.

Sin embargo, esta breve descripción parece algo cínica y no refleja el encanto que tienen estos mercados. La combinación de un aire congelado, nieve, una iluminación de lo más elegante, tazas humeantes de vino caliente con especias, castañas asadas, innumerables velas, … Todo esto es lo que convierte estos mercados en una de las experiencias navideñas más especiales.

Uno de los más grandes de la ciudad es Christkindlmarkt, situado en la plaza del ayuntamiento (Rathausplatz). Los orígenes de este mercado se remontan al siglo XVIII (durante la celebración de las Fiestas de Yule), y el mercado se trasladó a su emplazamiento actual en 1975. Aunque es muy difícil calcular el número exacto de asistentes, las aproximaciones indican que unos 3 millones de personas visitan el mercado cada año.

En los puestos de Christkindlmarkt encontraréis productos de excelente calidad (nada de juguetes de plástico fabricados en China). Veréis adornos navideños hechos a mano, figuras de vidrio soplado, pastas rellenas de crema, castañas asadas, … todo de la mano de artesanos austríacos. Un consejo: para intentar evitar muchedumbres y poder ver el mercado en su máximo esplendor, lo mejor es ir entre semana justo cuando anochece.

Otro mercado que merece la pena destacar es el de Schönbrunn. El Palacio de Schönbrunn es uno de los edificios más emblemáticos de Austria, así que este mercado cuenta con un entorno prácticamente inmejorable. Cada Navidad, en el patio delantero se instalan unos 60 puestos que, junto a un enorme árbol de Navidad, decoran toda la plaza.

En todos estos puestos encontraréis artículos y productos tradicionales creados por fabricantes de velas, sopladores de vidrio, tallistas y otros artesanos y artistas. Al estar completamente al aire libre y poco resguardado, en el mercado suele hacer mucho frío. Por eso os aconsejo ir entre semana alrededor de las 16:00… Evitaréis muchedumbres, podréis ver las luces encendidas y no hará tanto frío como por la noche (el mercado abre de 10:00 a 20:30).

Independientemente de qué mercado decidáis visitar (o incluso ambos si tenéis tiempo), es casi obligación probar pretzels auténticos acompañados de un buen Glühwein (este vino caliente con especias, el remedio ideal para combatir el frío). Si os apetece más algo salado podréis elegir entre una gran variedad de salchichas, bratwurst, debrecener, etc.

 

Mercados de Navidad – París

El frío invierno en la Ciudad de la Luz tendría mucho menos encanto sin los tradicionales mercados navideños que año tras año aparecen en algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Si habéis visitado algún mercado navideño en Alemania veréis que los de París se parecen relativamente, pero es obvio que no se trata de una casualidad. El origen de estos mercados se remonta al siglo XIV en la zona de Alsacia, que en diferentes épocas de la historia perteneció a tierras germanas…

¿Os interesa este tipo de mercados navideños a la francesa? Pues elegid uno de los hostales Paris y empezad a planificar vuestro viaje… ¡porque hay mucho por ver!

Uno de los mercados más grandes de la ciudad es el de los Campos Elíseos, y se extiende desde el Rond Point des Champs-Elysées hasta la Place de la Concorde. Cuenta con más de un centenar de bonitos puestos de madera en los que venden productos tradicionales y de artesanía, adornos y guirnaldas, delicias gastronómicas, … Como véis, productos muy parecidos a los de los mercados de Viena pero, obviamente, con un toque francés. A lo largo de este mercado también podréis comprar galletas de jengibre, salchichas, vino caliente, …

Si decidís pasear por los Campos Elíseos os recomiendo visitar Maison de l’Alsace, una boutique temporal que encontraréis en el número 39 de la Avenue des Champs-Elysées y donde venden productos típicos alsacianos que no encontraréis en prácticamente ningún otro lugar.

Por otro lado, el mercado navideño de La Défense cuenta con unos 10.000m2 de superficie ocupados por puestos y estantes iluminados y decorados con el típico encanto parisino. Aquí también encontraréis productos artesanales y tradicionales, adornos, vino caliente, comida, … Sin embargo, lo más especial es quizá su situación. La Défense es un moderno distrito de negocios y las luces de los enormes edificios contrastan de manera espectacular con las miles de lucecitas tradicionales que decoran el mercado.

Si estos mercados os han parecido interesantes echad un vistazo al blog en los próximos días.

CONTINUARÁ…

Gracias por las fotografías en Flickr a charley1965, Cyril LG y Audrey AK.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − dos =