Escenas de película: ¡vívelas en primera persona!

¿Cuántas veces has visto una película y te has quedado con ganas de visitar el lugar del rodaje? ¿Cuántas veces has pensado “Ojalá pudiera ir”? Pues bien, te ofrecemos a continuación una selección de los lugares más importantes y memorables de películas totalmente distintas. Esperamos que te animes a visitar las ciudades de los rodajes y vivir alguna de las escenas de las películas.

Amélie

París (Francia)

La película de Amélie, dirigida por Jean-Pierre Jeunet, muestra la ciudad de París desde un punto de vista romántico, bohemio y dulce. La gran mayoría de escenas están rodadas en el barrio de Montmartre y allí se encuentran los lugares más emblemáticos de la película. Aunque es cierto que Montmartre es el barrio parisino bohemio por excelencia, el director nos ofrece una perspectiva más romántica y delicada, si se le puede decir así, algo alejada de la realidad. Por suerte, hay muchos hostales en Montmartre que nos permitirán vivir en el propio mundo de Amélie.

Pont des Arts
En este puente (que aparece en otras películas como El Caso Bourne), situado junto al Louvre, Amélie se siente invadida por el amor y el deseo de ayudar a la humanidad. Un paseo por esta zona realmente merece la pena. Además, ya que el museo está muy cerca, podéis aprovechar y visitarlo. Al fin y al cabo, el Louvre es también escenario de una película, de El Código Da Vinci en este caso.

Café des Deux Moulins
Este pequeño café que parece haber sido inventado para la película existe de verdad. El encanto del local quizá fue algo exagerado para el film, pero su esencia y su carácter se pueden ver todavía hoy aquí, el lugar de trabajo de Amélie en la película. Está situado en el nº 15 de la rue Lepic y es casi obligatorio probar la crème brûlée.

Au Marché de la Butte
En esta frutería, probablemente la más famosa de la ciudad gracias a Amélie, la protagonista (interpretada por Audrey Tautou) habla con Monsieur Colignon. Situada en el nº 56 de la rue de Trois Frères, todavía hoy se conserva una placa utilizada en la película que dice “Maison Colignon, fondée 1956”. Monsieur Colignon no existe en la realidad, pero seguro que si compras algo de fruta el dueño estará más que encantado de tener una pequeña charla contigo.

Palace Video
En el nº 37 del Boulevard de Clichy se encuentra la tienda de pornografía donde trabaja Nino (Mathieu Kassovitz), el protagonista masculino de la película. Está situado en el barrio de Pigalle, donde todavía se puede ver el Moulin Rouge.

Métro Lamarck-Caulaincourt
La doble escalinata de esta estación de metro es el escenario donde Amélie describe el mercado, lleno de color, a un hombre ciego. La puedes encontrar en la Línea 12, de color verde oscuro.


Lost in Translation

Tokio (Japón)

Lost in Translation (Perdidos en Tokio en Latinoamérica), dirigida por Sofia Coppola, nos traslada a una ciudad desconocida por muchos de nosotros y con un toque exótico y, porque no decirlo, algo estrambótico: Tokio. La gran mayoría de las escenas están rodadas entre las luces, el ruido y el ajetreo de los barrios de Shinjuku y Shibuya.

Park Hyatt Tokyo
Este grandísimo hotel de lujo es donde los protagonistas de la película, Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson), se conocen. Este fascinante hotel es de los más caros de la ciudad y las habitaciones más económicas tienen precios a partir de 420€, mientras que las más lujosas pueden llegar a costar más de 1.000€ por noche. Ya sabemos que ver este hotel puede ser una buena experiencia, pero está más que descartado para el alojamiento. Por suerte hay muchos hostales en Tokio donde puedes encontrar habitaciones a partir de 12€ por noche.

New York Bar
Situado en la planta superior del hotel Park Hyatt, este bar es uno de los lugares donde Bob pasa más tiempo. Al igual que en el hotel, los precios son exageradamente elevados y una simple consumición podría acabar con el presupuesto de todo un día. Una botella de cerveza, la bebida más simple que se puede pedir, cuesta unos 8€. Además, generalmente a partir de las 19:00 el servicio supone un cargo adicional de unos 16€. Digamos que resulta un poco cara la experiencia, ¿verdad? Eso sí, las vistas son de lo más espectacular.

Shabu Zen
Shabu Zen es una cadena de restaurantes shabu-shabu con múltiples locales en Tokyo, pero el restaurante que aparece en la película, donde Bill lleva a Charlotte, está situado en la planta inferior del Shibuya Creston Hotel. Este restaurante es perfecto para descubrir la auténtica gastronomía local.

Karaoke-Kan
Se trata de una cadena de locales de karaoke muy popular en la ciudad. El local situado en Shibuya es el elegido por Charlotte para llevar a Bill. Para la película se utilizaron concretamente las salas 601 y 602, situadas en la sexta planta. ¿Os animáis a cantar? ¡No te preocupes! Las letras no sólo aparecen en japonés. Así que si te quieres escaquear necesitarás otra excusa…

Templo Jugan-Ji
Para intentar encontrar algo de paz puedes visitar el templo Jugan-Ji. Aunque puede que no te emocione tanto como para verter lágrimas, como le pasa a Charlotte en la película, el templo te dará la sensación de estar en un Tokio más antiguo, lejos del bullicio y el ajetreo de los alrededores. Su situación, en plena ciudad, es probablemente lo más especial del templo.

La Playa

Tailandia

Es verdad que no hay un gran número de fervientes seguidores de La Playa, a excepción, por supuesto, de las fieles seguidoras de Leonardo di Caprio. La película dirigida por Danny Boyle sirvió para resaltar el enorme encanto y la belleza de las playas de Tailandia, hoy en día uno de los destinos turísticos más populares del mundo. Con aguas cristalinas y grandes formaciones rocosas que se elevan sobre el mar, las playas tailandesas con absolutamente paradisiacas. Durante el rodaje de la películo hubo cierta polémica con respecto a un posible escándalo de tipo ecológico por parte de los productores, que plantaron palmeras para hacer que un paisaje perfecto fuera aún más perfecto si cabe.

Sin embargo, en 2004 la región se vio seriamente afectada por el tsunami que arrasó la zona, aunque hoy en día el lugar se encuentra recuperado.

La mayor parte de la película se rodó en Hat Maya, la playa más importante de la famosa isla de Phi Phi Leh, cerca de Phuket. Se puede llegar  a la isla en barco (tan solo hay un trayecto al día) desde Krabi o desde el puerto de Phuket (travesía de hora y media). Entre los escenarios de La Playa se encuentra la cascada de Haeo Suwat, situada en el Parque Nacional de Khao Yai, el segundo más grande del país y que se localiza a unas tres horas de Bangkok.

¿Planeas un viaje a Tailandia? No olvides reservar tu alojamiento.

 

Mamma Mia!

Skópelos y Scíathos (Grecia)

Esta película musical basada en las canciones del famoso grupo ABBA y dirigida por Phyllida Lloyd, está situada en una isla ficticia llamada Kalokairi, ubicada en la realidad en las islas Espóradas (básicamente Skópelos y Scíathos), en Grecia. Puerto antiguo de Scíathos
El antiguo puerto de Scíathos es un lugar idílico frente a aguas cristalinas, un auténtico paraíso. En el puerto pueden verse pequeñas embarcaciones y es el punto de partida de los ferrys que se dirigen a Skópelos. Es por eso que Sam (Pierce Brosnan) y Harry (Colin Firth) vienen hasta este punto, en un taxi totalmente idéntico.

Capilla de Agios Ioannis Prodromos
Quizá uno de los lugares más increíbles que aparece en la película es la capilla de Agios Ioannis Prodromos, cerca del pueblo de Glossa en la isla de Skópelos. Aunque es cierto que las escenas rodadas en el interior no son en la propia capilla sino los estudios Pinewood, las vistas aéreas que nos ofrecen en la película de esta pequeña capilla a lo alto de cientos de escalones no tienen precio.

Skópelos, iglesia de San Nicolás
Al noroeste del mar Egeo, en la isla de Skópelos y con vistas a la iglesia de San Nicolás, es donde Sophie (Amanda Seyfried) manda las invitaciones de su boda. El paisaje es verdaderamente espectacular, así que si tenéis ocasión de ir no deberíais perdéroslo. La escena va acompañada de la canción I Have a Dream.

Playa de Glysteri
En los acantilados cubiertos de pinos, junto a la playa de Glysteri, en la costa oeste de la isla de Skópelos, Sophie lee el diario a sus dos mejores amigas al ritmo de la canción Honey, Honey. Parece un rincón algo escondido, pero seguro que sería ideal para un momento romántico con vuestra pareja…

Playa de Kastani
Otra escena rodada en la playa, y esta vez en la arena, es cuando Sophie y Sky (Dominic Cooper) están charlando tranquilamente y de repente aparecen sus amigos para llevárselo a su despedida de soltero. Ver la playa al ritmo de Lay All Your Love on Me ya es bonito, ¿pero os imagináis poder estar allí de verdad?

Notting Hill

Londres (Reino Unido)

Uno de los barrios con más encanto de Londres y visita obligada es Notting Hill. Cualquier turista que se precie no puede resistir la tentación de visitar el mercado de Portobella Road que tiene lugar todos los fines de semana. Eso es precisamente lo que hace William Thacker, personaje de Hugh Gran en la simpática comedia romántica de Notting Hill (Un lugar llamado Notting Hill en Latinoamérica).

La librería de William es en realidad una zapatería (ubicada en el número 142 de Portobello Road) que simuló tener la fachada de una librería durante el rodaje de la película. La verdadera librería (en la que se basó la película) se encuentra a la vuelta de la esquina, en el 13-15 de Blenheim Crescent.

Otro punto famoso es el piso de William, el de la puerta azul (hoy negra) y se ubica en el número 280 de Westbourne Park Road. También puedes visitar el parque que los protagonistas “invaden”, Rosmead Gardens.

 

King Kong

Nueva York (EE UU)

Han sido varias las versiones de la historia que se han llevado a la gran pantalla, desde el gran clásico de 1933. La adaptación de Peter Jackson de 2005 fue la más exitosa, con efectos especiales de última generación. La historia del gorila que sacado de su hábitat natural para ser la estrella de una película de Hollywood fue un enorme éxito de taquilla que se ganó nada menos que 3 Óscars.

 Aunque la historia de la película se desarrolla en la ciudad de Nueva York, en realidad la mayor parte se rodó en Nueva Zelanda, país natal del director.  Aún así, la escena más emblemática y recordada es la escalada del King Kong del famoso Empire State neoyorkino.

 

La Dolce Vita

Roma (Italia)

La Dolce Vita es una de las obras maestras de Federico Fellini y está considerada como una de las mejores películas de todos los tiempos. Pero no solo eso: entró en la cultura popular por el término paparazzo (que era el nombre de uno de los entrometidos fotógrafos que rodean al personaje de Marcello Mastroianni).

La película hizo (aún más) famosa a la Fontana di Trevi, convirtiéndose así en uno de los símbolos más emblemáticos de la capital italiana.

A las autoridades locales seguramente no les haga mucha gracia los “efectos colaterales” de la película desde entonces. Y es hay cinéfilos tan amantes de la película que más de uno intenta darse un chapuzón en la fuente y recrear la famosa escena de Anita Ekberg.

¿Te gustaría vivir las escenas de alguna otra película? ¿Cres que es buena idea que algunas películas se basen en lugares ficticios? Comparte tu opinión y deja un comentario.

Gracias a 3DTopper, jon gos, RachelH_, robertpaulyoungcliff1066TM, dan taylor, Titanas, miss vichan y asbruff por las imágenes en Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cuatro =