¿Qué es un hostal?

Es cierto que hoy en día hay un poco de confusión en cuanto a hostales, hoteles baratos, albergues juveniles, … El concepto de hostal se ha modernizado y ya no va relacionado con alojamiento de poca calidad, suciedad y habitaciones compartidas con literas, literas y más literas.

Historia

Fue Richard Schirrmann, un profesor alemán y amante del aire libre, quien inició el movimiento hostelero. Convencido de los beneficios del contacto con la naturaleza, Schirrmann iba regularmente junto a sus estudiantes a un pueblo minero de la zona. Fue entonces cuando nació la idea de ofrecer hospitalidad para inspirar a los jóvenes a viajar y apoyar la integración en el mundo. Así pues, en 1912, fue Schirrmann quien inauguró el primer hostal del mundo.

¿Por qué un hostal?

“Hostal” y “juvenil” son dos palabras que ya no van siempre cogidas de la mano. En realidad, un estudio elaborado por HostelBookers reveló que el 41% de sus clientes son mayores de 30 años, así que no todo son jóvenes con ganas de pasarlo en grande y hacer fiesta hasta las tantas.

Los hostales son baratos porque utilizan espacios compartidos, pero no tienen porque convertirse estrictamente en un lugar social y comunitario. La mayoría de hostales ofrecen habitaciones privadas con baño incluido para que podáis ser tan independientes como queráis. Algunos viajeros van algo apurados como para pagar 3 comidas al día, de modo que las cocinas bien equipadas se convierten en un buen lugar donde guardar alimentos, cocinar y, así, ahorrar dinero.

Los salones y salas de juego con televisión, colección de DVDs y biblioteca son perfectos para descansar después de un día agotador visitando la ciudad. Así, se convierten en la alternativa perfecta a una noche en la ciudad para ahorrar dinero y destinarlo a otras actividades. Además, si os apetece, podréis charlar con otros huéspedes, descubrir consejos muy útiles y compartir experiencias (todo lo que no ofrece una guía), e incluso hacer buenos amigos con quienes recorrer las calles y explorar la vida nocturna.

En la actualidad

El viajero moderno quiere encontrar una buena relación calidad-precio: suciedad, mugre y falsedad son inaceptables incluso en los establecimientos más baratos. Los hostales tienen que ser adecuados ya que, si no, corren el riesgo de ser objeto de críticas y malos comentarios en foros, artículos y blogs.

Con tanta competencia y con grandes expectativas en el mundo del alojamiento económico, los establecimientos intentan cada día superarse unos a otros. Hoy en día parece que los servicios crecen en los árboles y a menudo los hostales ofrecen acceso WiFi, ordenadores, videoconsolas, desayuno gratuito, visitas guiadas por la ciudad y una decoración con mucho estilo.

Así pues, cuando estéis planeando unas vacaciones baratas ni siquiera tengáis en cuenta los hoteles sucios y utilitarios, ya que hay alternativas increíbles. No descartéis la idea de alojaros en un hostal hasta haber leído lo siguiente…

Yo quiero… estilo

Eliminad de vuestra memoria los viajes escolares, ya que los hostales actuales hacen todo lo posible por ser modernos y originales. Intentad imaginar un bonito apartamento o un loft, con atención hasta el más mínimo detalle y todas las comodidades de un hogar. Para los más exigentes, el mobiliario de madera oscura y de estilo escandinavo convierte a Oops Hostel en la elección chic perfecta en París. El país líder en ofrecer vacaciones con estilo es Portugal. Allí todo gira en torno al diseño y la decoración, y no debéis pasar por alto el Lisbon Calling ni el Lisbon Lounge.

Yo quiero… situación

Barato ya no significa “en el quinto pino” en cuanto a hostales se refiere. Hay muchos establecimientos en el centro de las ciudades cerca de las atracciones turísticas y la vida nocturna. El Urbany Hostel en Barcelona es totalmente céntrico. Además de estar situado a sólo 10 minutos de la playa y de lugares de interés, ofrece unas bonitas vistas desde la terraza en la azotea. Si os apetece un pequeño paraíso en el desierto podéis optar por Backpackers International Hostel en Rarotonga, en las Islas Cook, que ofrece un bonito atardecer, mar y arena.

Yo quiero… romanticismo

Sí, también existen los hostales románticos. Imaginad que estáis en Marrakech y necesitáis un lugar donde descansar, un oasis para escapar del bullicio de la ciudad y el ajetreo de los zocos mientras tomáis un buen té. El Equity Point Marrakech es el candidato ideal y superará todas vuestras expectativas. Tiene un mobiliario exquisito, un bonito patio baldosado, una fuente y una terraza en la azotea. Por otro lado, el Kapaké Palermo Hostel en Buenos Aires tiene un bar un tanto pijo y puede incluso organizar clases de tango para vosotros dos. Elegid una habitación doble privada con baño.

Yo quiero… ecologismo

Los viajeros están cada vez más alerta y se preocupan más por las emisiones de carbono y el impacto negativo del turismo irresponsable. Situado en un enorme jardín tropical y cerca de Chiang Mai está Imm Eco Hostel. En Girona, también podéis encontrar CEL (Centre Ecològic Llémena), un hostal cuyo objetivo es ser totalmente sostenible e incluso experimenta con proyectos basados en la permacultura. Este hostal incluso tiene piscina, una piscina natural claro.

Yo quiero… buenas instalaciones

Sólo es cuestión de comparar. Los hostales actualmente suelen ofrecer gratuitamente ropa de cama, toallas, WiFi y eventos como “noche de pasta” o consumiciones en bares de la zona. Si queréis mimaros un poco, el santuario para chicas en BASE Auckland ofrece almohadas suaves, copa de champán y (¡pensad en el espacio que ahorraréis en la maleta!) planchas del pelo. Plus Florence tiene una larga lista de instalaciones incluidas gimnasio, piscina, baños turcos y bar panorámico en la terraza.

Yo quiero… algo diferente

A la hora de viajar lo más importante es la aventura. ¿Por qué no alojaros en el Jumbo Hostel? Está situado en Suecia y se trata de un avión situado en el aeropuerto de Arlanda. Incluso la cabina de mando ha sido reformada y es ahora una suite doble de lujo. Carbisdale Castle en Escocia está situado a lo alto de la colina y tiene unas vistas increíbles al río Kyle, repleto de salmones. ¿He mencionado la galería de esculturas de mármol que tiene el hostal?

Ya veis que los hostales ofrecen infinitas posibilidades para infinitos tipos de viajeros… Lo más importante, en todos y cada uno de ellos, es la limpieza, la comodidad y la seguridad, y por suerte en la gran mayoría están garantizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *