Consejos para un fin de semana en Praga

Praga es una de las ciudades más bonitas de Europa y realmente merece la pena visitarla. La “ciudad dorada”, como así se la conoce, destaca por su belleza arquitectónica, ya que es una mezcla perfecta de edificios románicos y elementos góticos, construcciones renacentistas y estilo barroco.

En realidad, estamos hablando de una ciudad que no necesita mucha presentación, así que iremos al grano. A continuación te ofrecemos una pequeña guía para pasar un fin de semana inolvidable en la capital checa.

Para visitar el mayor número de atracciones posible y recorrer la ciudad cómodamente compra un billete para utilizar el transporte público. Lo más recomendable es comprar dos bonos diarios individuales (uno para el sábado y otro para el domingo), ya que permitenn utilizar el metro, el tranvía, el funicular y el autobús durante todo el día por 110 CZK (unos 4,40€). Dicho esto, ¡pasemos a lo importante!

Día 1

Plaza de la Ciudad Vieja y reloj astronómico

Reloj AstronomicoNo hay mejor manera de empezar el día que visitando la plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí), donde se encuentra el ayuntamiento y su reloj astronómico. Además del ayuntamiento, pueden contemplarse la iglesia de Tyn, de estilo gótico, y la iglesia de San Nicolás, de estilo barroco. Sin embargo, la mayor atracción es el reloj astronómico situado en el ayuntamiento. Cada hora entre las 09:00 y las 21:00 horas muchas personas se reúnen para ver un espectáculo de lo más singular: tres figuras (que representan la vanidad, la avaricia y la lujuria) y la muerte (representada por un esqueleto) mueven sus cabezas mientras en dos pequeñas puertecitas situadas en la parte superior se asoman los doce apóstoles. Al final, por si esto fuera poco, un gallo aletea y canta y suenan entonces las campanadas. Curioso, ¿verdad? ¡No te lo pierdas!

Puente de Carlos (Karlův most)

A unos diez minutos siguiendo la calle Karlova encontrarás el puente de Carlos, el puente más antiguo de la capital checa. Está decorado por 30 estatuas, la mayoría de estilo barroco, y custodiado por tres torres (una es considerada una de las construcciones góticas más importantes del mundo). Se dice que si un visitante frota la placa situada en la estatua de San Juan de Nepomuceno (patrón de la República Checa), volverá a Praga algún día. No, no suena muy realista, ¡pero tampoco tienes nada que perder!

Castillo de Praga (Pražský hrad) y catedral de San Vito

Cruzando el puente, y a unos 20 minutos, encontrarás el castillo. Fue fundado en el siglo IX pero actualmente está compuesto por diferentes edificios y palacios que se pueden visitar. El precio completo de la entrada es de 350 CZK (unos 14€), pero hay también entradas para algunos edificios específicos por un precio más asequible; pero si realmente no quieres gastar ese dinero puedes simplemente visitar los que tienen entrada libre: los monumentos históricos, las salas de exposiciones (excepto las torres) y la Calle Dorada. Por su parte, la catedral de San Vito es uno de los edificios góticos más representativos de la ciudad y allí se encuentran enterrados muchos obispos, arzobispos y reyes. El escenario paisajístico que forma con el castillo y el río Moldava es espectacular.

Středověká krčma

Aunque el nombre suene un poco raro (y prácticamente imposible de pronunciar) se trata simplemente de una taberna medieval. Está situada a menos de 10 minutos del castillo y será, sin duda, una experiencia inolvidable. La comida es buena y tienen buena cerveza checa, pero olvidaos de la cubertería y los buenos modales… ¡bienvenidos a la Edad Media! También hay espectáculos y hacen todo lo posible para ofrecer entretenimiento y diversión.

Mala StranaCiudad Pequeña (Malá Strana)

Por la tarde puedes dar un tranquilo paseo por Malá Strana. A menos de 5 minutos de la taberna encontrarás la iglesia de Santo Tomás, un edificio románico reconstruido posteriormente durante el periodo barroco, cuyo campanario alberga tres campanas y la más antigua data de 1652. En pocos pasos llegarás a la plaza de la Ciudad Pequeña (Malostranské náměstí) con la iglesia de San Nicolás (sí, hay otra), una construcción barroca de belleza excepcional. (Dato para los amantes del cine: esta iglesia aparece en la película “Van Helsing”omo el Palacio Vilkova, donde Drácula celebra un baile de máscaras). Finalmente, la iglesia de Nuestra Señora Victoriosa está a otros 5 minutos. Es un lugar muy importante de peregrinación y alberga la imagen del Niño Jesús, una estatuilla de cera de origen español.

Día 2

El segundo día, teniendo en cuenta que no dispondrás de mucho tiempo si tienes que hacer maletas para marcharte, aprovecha para pasear por la Ciudad Nueva (Nové Město).

Casa Municipal y Torre de la Pólvora

Torre de la PolvoraEn la plaza de la República (hay una estación de metro, por si nos te apetece caminar), está la Casa Municipal (Obecní dům) y la torre de la Pólvora. La primera es uno de los edificios de estilo Art Nouveau más importantes de Praga y en su decoración han colaborado muchos artistas locales. La torre de la Pólvora es una construcción gótica del siglo XV; es la puerta de entrada a la Ciudad Vieja y su nombre se debe a que antiguamente fue utilizada como almacén de pólvora. Justo al lado hay un gran centro comercial, así que si te gustan las compras puede que acabes aquí tu visita…

Teatro Estatal (Stavovské divadlo)

En unos 5-10 minutos llegarás al Teatro Estatal, un edificio muy bonito en el que Mozart dirigió el estreno mundial de su ópera “Don Giovanni”. Fue construido a finales del siglo XVIII pero sufrió posteriores modificaciones en 1859, 1920 y 1948 y fue restaurado en 1982 y 1990. Actualmente en el teatro se presentan obras dramáticas, óperas y espectáculos de ballet.

Casa Danzante (Tančící dům)

Aunque el nombre oficial es edificio Nationale-Nederlanden, se le conoce como la Casa Danzante por razones obvias. Este edificio deconstructivista también es llamado Fred y Ginger (tributo a Fred Astaire y Ginger Rogers) por su semejanza con una pareja de bailarines. Aunque fue algo polémico, el edificio se ha convertido ahora en un símbolo de la ciudad y destaca entre los muchos edificios góticos, barrocos y de Art Nouveau existentes en la capital checa.

Plaza de Wenceslao y Museo Nacional de Praga (Národní muzeum)

En unos 20 minutos andando llegarás a la plaza de Wenceslao, una de las principales de la ciudad. Lo que durante la Edad Media era un mercado de caballos, se ha convertido en la actualidad en un centro cultural y comercial. A un lado se alza el majestuoso Museo Nacional, un edificio neorrenacentista que representa un símbolo de la nación checa.

Bueno, ya ves que se puede disfrutar de un bonito fin de semana en Praga sin tener que gastar mucho dinero. Aun así, para que realmente sea un viaje barato, lo mejor es alojarse en hostales, ya que ofrecen buena situación y alojamiento de calidad. Echa un vistazo a la lista de alojamiento en Praga de HostelBookers.

Te hemos presentado algunos de los lugares más importantes de Praga, pero evidentemente se trata de una ciudad con una gran riqueza cultural y arquitectónica, así que todavía quedan muchos más lugares por visitar, como el convento de Santa Inés, el Museo Franz Kafka, el Barrio Judío (Josefov), la Galería Nacional (Veletržní palác)… ¡Quizá para la próxima visita!

Consejo: Si quieres sorprender a tu pareja con una experiencia original y romántica, una sugerencia es visitar el Observatorio Stĕfánik de noche y contemplar las estrellas y la luna…

Quizá también te interese:

¿Has estado en Praga? ¿Quieres contarnos tu propia experiencia y hacer alguna otra sugerencia? ¡Deja tu comentario!

Gracias a Jim Linwoodchristopher.wooMike Mc Holmchristine zeninoNigel’s EuropeDebarshi RayJorge Lascar por las imágenes en Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − cuatro =