Consejos para visitar Viena en un fin de semana

Viena. ¿Qué decir de Viena? Su reputación la precede, así que la capital austríaca es una ciudad que prácticamente no necesita presentación. Considerada una de las principales capitales culturales de Europa, Viena es una metrópolis única, encantadora, limpia y segura.

Debido a su pasado imperial, la ciudad cuenta con grandes edificios, palacios e iglesias de una belleza excepcional. Además, músicos como Mozart, Beethoven o Johann Strauss se encargaron, en su época y de manera póstuma, de dar a conocer Viena como una de las ciudades con mayor talento musical del mundo.

Aun así, a pesar de su glorioso pasado, la ciudad ha sabido modernizarse y hoy en día es una mezcla perfecta entre historia y contemporaneidad. Por este motivo, en la actualidad es un destino turístico muy popular y a menudo suele combinarse con Praga y Budapest, debido a su proximidad. Si estás interesado en hacer este recorrido puedes echar un vistazo a nuestra guía sobre el Circuito Praga Viena Budapest.

Si decides visitar Viena, aquí te dejo una pequeña guía para visitar la ciudad en un fin de semana.

Sábado

Catedral de San Esteban (Stephansdom)

Para empezar la visita de la mejor manera, en la plaza Stephansplatz se encuentra la catedral. Construida sobre las ruinas de dos iglesias (la primera construida en el siglo XII), el edificio cuenta con elementos románicos y barrocos, aunque fue restaurada posteriormente durante el siglo XIX. Tiene entrada libre y se puede visitar de manera independiente, aunque también ofrece visitas guiadas a partir de 4,50€.

Iglesia de San Pedro (Peterskirche)

Para continuar con los edificios litúrgicos, en menos de 5 minutos andando puedes llegar a la iglesia de San Pedro. Abierta al público, esta iglesia barroca destaca por su cúpula interior, de 56 metros de diámetro, decorada por frescos del pintor austríaco Rottmayr. Además, a diferencia de muchas otras iglesias, está escondida entre los edificios actuales y la fachada principal, decorada con estatuas de los apóstoles, se puede ver claramente sólo desde el frente.

Palacio Imperial de Hofburg

A otros cinco minutos andando encontrarás el palacio Imperial de Hofburg, el castillo más grande de la ciudad. El que fuera residencia de la mayor parte de la realeza austríaca, incluida la dinastía de los Habsburgo, los emperadores austríacos y los emperadores austrohúngaros, es hoy  día la residencia del presidente del país. La visita por el palacio con audioguía (10,50€) realmente merece la pena.

Museo de Historia del Arte (Kunsthistorisches Museum)

La siguiente para es el museo de Historia del Arte. Este edificio monumental, construido a petición del emperador Francisco José I de Austria, tenía como objetivo unir y representar los tesoros artísticos coleccionados con el paso de los siglos por la dinastía de los Habsburgo. Con colecciones de arte egipcio (considerada de las mejores de Europa), romano y griego, colecciones de esculturas y artes decorativas, colecciones de monedas, cuadros y pinturas pertenecientes a la casa de los Habsburgo… los 12€ de entrada están, sin duda, muy bien invertidos.

Parque Stadtpark

Después de ver tantos edificios majestuosos un paseo por el parque puede ser una buena opción. En un bonito paseo de 20 minutos llegarás a Stadtpark, el primer parque público de Viena. Allí podrás ver un pequeño río, el Kursalon (sede de conciertos, bailes y congresos), diferentes monumentos (el más famoso es la estatua en bronce dorado de Johann Strauss II), una gran variedad de plantas… En definitiva, es ideal para relajarse un poco y quizá comer un bocadillo o un pequeño aperitivo estilo pícnic.

Casa Hundertwasserhaus

Después de contemplar edificios palaciegos, iglesias barrocas y un enorme museo, el contraste con la casa Hundertwasserhaus puede realmente sorprender a cualquiera. Está a unos 20 minutos andando del parque y se ha convertido en uno de los puntos de mayor interés de Viena. Construido entre los años 1983 y 1986, este bloque de pisos cuenta con suelos ondulantes, césped en el tejado, árboles en las habitaciones… Original es probablemente la mejor palabra para describirlo. En el interior hay 52 pisos, 4 oficinas, 16 terrazas privadas, 3 terrazas comunes y un total de 250 árboles y arbustos.

Domingo

Ayuntamiento de Viena (Rathaus)

El ayuntamiento de Viena es un edificio de estilo gótico construido a finales del siglo XIX. Frente al edificio hay un bonito parque, desde donde podrás contemplarlo con detalle. En el interior hay actualmente un restaurante, ubicado en diferentes salones barrocos, donde sirven auténticas delicias (lo lamentamos, pero esto no entra en el presupuesto de ningún mochilero…). En la parte superior de la torre principal hay una estatua, llamada Rathausmann, que se ha convertido en uno de los símbolos de Viena.

Museo de Historia Natural (Naturhistorisches Museum)

A unos 10 minutos andando, pasando junto al palacio Imperial, se encuentra el museo de Historia Natural. Aunque estés cansado de museos o no quieras pagar entrada, la majestuosidad del edificio realmente compensa el paseo. Aun así, no podemos dejar de recomendar una visita al interior. En la planta superior pueden verse piedras preciosas, minerales, fósiles y dinosaurios, mientras que en la primera planta hay una increíble variedad de especies del mundo animal, desde protozoos hasta los mamíferos más desarrollados. Los menores de 19 años tienen entrada gratis y para el resto el precio es de 10€.

Ópera estatal de Viena

A menos de 10 minutos andando encontrarás la Ópera de Viena, el principal centro de la música vienesa y uno de los más populares a nivel mundial. Para muchos es la mejor ópera del mundo ya que, 300 noches al año, ofrece producciones excelentes con un programa que cambia a diario. En el interior alberga un museo dedicado a los 140 años de su existencia. Las fotos, los trajes, partes de la decoración, documentos interesantes… Todo esto, y más, permite realizar un viaje en el tiempo que no podemos dejar de recomendar. El precio de la entrada para visitar la Ópera y el museo es de 6,50€.

Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche)

En tan sólo 10 minutos en dirección al palacio Belvedere se encuentra la iglesia de San Carlos Borromeo, una obra maestra que combina diferentes estilos artísticos. Es el segundo templo más grande de la capital austríaca y tanto el exterior como el interior están decorados hasta el más mínimo detalle por grandes artistas como el italiano Stanetti o el austríaco Rottmayr. Abierta todos los días, esta iglesia es un símbolo de la ciudad y es muy recomendable incluirla en tu lista de lugares que visitar.

Palacio Belvedere

El actual palacio Belvedere está compuesto por dos palacios (Belvedere alto y bajo) y otro edificio llamado Schwarzenberg, actualmente un hotel. El palacio alberga el museo de Arte Barroco, el museo de Arte Medieval y la galería de arte austríaco pero, una vez más, si viajas con un presupuesto ajustado quizá pagar el precio de la entrada no sea lo más conveniente. Aun así, la belleza arquitectónica de los edificios y de los jardines que los unen no tiene desperdicio. Las entradas se pueden comprar por internet, si es que decides visitarlo, y el precio de la entrada a los dos palacios es de 16€. Bueno, aquí te hemos presentado una pequeña guía para visitar algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad, en el centro y a pie (si puedes ahorrar en transporte, mucho mejor). Sin embargo, la riqueza de Viena no tiene límites y quedan todavía muchos lugares por ver como el palacio de Schönbrunn, el Wiener Prater, el cementerio Central (Zentralfriedhof), el Parlamento, etc., y para estancias un poco más largas incluso podemos recomendaros una visita al campo de concentración de Mauthausen (es una experiencia única a una hora y media de Viena).

Alojamiento en Viena

Ya que lo más probable es que viajes con un presupuesto ajustado, lo mejor que puedes hacer es alojarte en uno de los muchos hostales que hay en Viena. En el Hostel Ruthensteiner, por ejemplo, encontrarás habitaciones a partir de 18€, además de bar, cocina, salón, lavandería, internet, taquillas… ¡De todo! De todas formas, echa un vistazo a la lista completa de propiedades en este enlace.

Comer y beber en Viena

En Viena se pueden encontrar muchos restaurantes de calidad donde sirven auténtica cuisine vienesa, pero los precios de este tipo de restaurantes no suelen adaptarse muy bien al presupuesto de los mochileros. Por eso, recomendamos que pruebes los platos más comunes y típicos en los restaurantes más asequibles:

Wiener Schnitzel: una especie de escalope de ternera.
Erdäpfel Salat: ensalada de patata que a menudo acompaña el Schnitzel.
Apfelstrudel: el postre ideal, una tarta de manzana un tanto original.
Y para acompañarlo todo, nada mejor que una buena Weißbier, la cerveza típica.

Esperamos haberte animado y que esta guía te sea de utilidad. Ya sabes que, como siempre, si quieres compartir tus experiencias o consejos puedes dejar un comentario. Seguro que será de ayuda para el resto de lectores. Auf Wiedersehen!

Gracias a othermore (other)“il Carca”, Nigel’s Europe, Francisco Antunes, Jon Shave, kmaschke, dalbera y ma’dam por las imágenes en Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *