Seis platos que no te puedes perder en Bruselas

por Luc O Cinnseala

El quinto país más pequeño de la Unión Europea, Bélgica, se ha forjado un nombre en el mundo de la alimentación, aportando delicias culinarias, que van de lo dulce a lo suculento, pasando por lo deliciosamente grasiento.

Tendrás que hacer una pausa en cualquier dieta que hayas empezado durante tu estancia en su encantadora capital, Bruselas, donde disfrutar de comida local e importada no es algo de lo que sentirse culpable, ¡sabes que te lo mereces!

Chocolate

Belgian Chocolate Ni falta hace decir que pasar algo de tiempo en Bruselas sin probar o abastecerse de chocolate local es, como mínimo, delito nacional. No es ningún secreto que Bélgica produce uno de los mejores chocolates del mundo, desde pralinés con frutos secos a trufas exquisitas, productos que encontrarás en cualquiera de las muchas tiendas de chocolate artesano por toda la ciudad. Si buscas algo más suntuoso, muchas tiendas de chocolate (especialmente en Grand Place) venden tazas de leche caliente con un gran bloque de chocolate en un palo para que revuelvas y hagas un sabroso chocolate caliente.

Si buscas una opción más barata o se te presenta un regalo de última hora, los supermercados locales como Carrefour y Delhaize venden marcas de calidad como Cote d’Or por muchísimo menos de lo que pagarías en tu país. Hay un Carrefour Express en Rue au Beurre, a treinta segundos a pie de la Grand Place, que cuenta con todas las marcas esenciales.

Waffles

Belgian Waffles Así que llegas a Bruselas empiezas a sentir el dulce aroma irresistible de estas delicias azucaradas, conocidas en francés como gaufres. Símbolos no oficiales del país son, sin duda, dos tipos diferenciados de waffle, y ninguno de ellos se parece a los ‘Waffles belgas’ populares en Norteamérica. El waffle de Bruselas (Gaufre de Bruxelles) es un rectángulo macizo con grandes agujeros, masa dura y esquinas crujientes, mientras que el waffle de Liège (Gaufre liégeoise) es más pequeño, con forma irregular y hay quien dice que más sabroso, por los pedazos de azúcar sólido que tiene.

Al más puro estilo belga, tendrás la posibilidad de personalizar el tuyo con azúcar glasé, nata, trozos de fruta y chocolate fundido.

Patatas fritas

Delicious FritesLas patatas fritas (frites) se inventaron en Bélgica, hecho que cualquier belga que se respete a sí mismo te dirá y que respaldan los libros de historia. Por qué los belgas perdieron los derechos de denominación del aperitivo favorito mundial es algo que no está claro pero siguen preparándolas mejor que nadie, friéndolas siempre al menos dos veces.

Tendrás tu dosis de patatas fritas en las friteries, establecimientos que venden patatas fritas y que van de restaurantes con mesas a simples mostradores. Un lugar favorito de los lugareños, Friterie Tabora, está ubicado a unos dos minutos de la Grand Place. Más lejos del centro, encontrarás Maison Antoine, albergada en una modesta caseta; lleva en funcionamiento en una tranquila plaza en Etterbeek desde 1948, mucho antes de que empezasen a surgir en las cercanías los edificios de la Unión Europea. Esta institución belga es una gran elección si te entra hambre mientras exploras el ‘Barrio europeo’.

A por las salsas
La única cosa que los belgas se toman tan en serio como las patatas fritas son las salsas que las acompañan y debatir sobre qué salsa es la mejor es un pasatiempo nacional. Entre la ecléctica selección de salsas con base de mayonesa o ketchup que con seguridad te ofrecerán en cualquier friterie, están la ‘samurai’ para los amantes del picante, la ‘Brasil’ si te gusta la piña y la ‘andalouse’, una mezcla de mayonesa, pasta de tomate y pimientos. ¡Se trata de probar a ver cuál es la que más te gusta!

Mitraillette

 Chip butty mitraillette Si hay algo que le guste a los belgas más que freír dos veces las patatas fritas y cubrirlas con un montón de salsas con nombres creativos, es freír patatas fritas dos veces, cubrirlas con un montón de salsas con nombres creativos y meterlo todo en una baguette con carne. Esto se conoce como una mitraillette, que se traduciría directamente del francés como ‘metralleta’. Esta comida en un bocadillo, que se hace con carne de salchicha o bistec y se personaliza con ensalada fresca, está disponible en todas las buenas friteries. Sustituye la baguette por un pan plano y estarás ante otra creación completamente diferente, llamada dürüm.

Comida griega

Greek food on Rue du Marché Aux FromagesLa comida griega en Rue du Marché Aux Fromages Cualquier viajero veterano te dirá que el mejor modo de asegurarte que te timan con comida de baja calidad cuando estás en el extranjero es comer en un restaurante con fotos de comida en el menú. Aunque eso es cierto en la mayoría de los restaurantes justo al norte de la Grand Place que venden comida ‘tradicional’ con costes ocultos que sorprenderán incluso al viajero más experto, cruza la plaza hacia Rue du Marché Aux Fromages y verás muchos restaurantes griegos con luces de neón con asientos en la calle y dentro.

Pitta Hellas es uno de esos restaurantes familiares que ofrecen deliciosos kebabs de carne y pittas vegetarianas, platos de carne y ensaladas por menos de lo que esperarías en el centro de una capital europea.

Spéculoos

SpeculoosY, por fin, una opción para meter en la mochila y picar mientras exploras Bruselas. Spéculoos está considerada como la galleta nacional de Bélgica, un concepto que sería de lo más extraño en cualquier otro país, pero que aquí es normal. Son galletas pequeñas y planas con sabor a canela, jengibre, clavo, cardamomo y nuez moscada. Los spéculoos son muy populares entre los belgas adultos, niños y cualquier viajero que tenga la suerte de conocerlos. La galleta se pone en todo tipo de cosas, desde chocolates, a helados y batidos.

Extiende la alegría
Los más fanáticos pueden comprar un tarro de spéculoos para untar en el supermercado. Con todo el sabor de las galletas y la consistencia de la crema de cacahuete, se unta en una tostada, se come con los dedos o como relleno entre galletas de spéculoos. Recuerda, las cremas se consideran técnicamente líquidos y no podrás llevarlas en el avión como equipaje de mano. Créeme, te lo dice alguien que presenció cómo le arruinaban el día a un viajero al confiscarle un tarro el personal de seguridad del aeropuerto de Bruselas.

Finalmente…

Belgian beerNi falta hace decir que todo lo anterior debería regarse con porciones saludables de cerveza local que encontrarás en todos los establecimientos de comida de Bruselas.

Entre los increíbles hostels de Bruselas se encuentra el Brussels Hostel Grand Place, un hostel boutique justo al lado de la principal plaza con dormitorios y habitaciones privadas.

Thanks to Camilo Rueda López, Renee, Daniele Pesaresi, Amy Ross and Yan Gar for use of their great images under the Creative Commons license.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *