Seis cosas que solo puedes hacer en Lisboa

por Luc O Cinnseala

El hecho de que Lisboa sea la capital menos cara de Europa occidental es solo una de las muchas razones para visitar este encantador destino, famoso por sus calles empedradas que recorren las numerosas colinas. La vibrante capital de Portugal es conocida por su ajetreada vida nocturna, abundantes actividades y sus hostels boutique con gran estilo, que la convierten en un destino de ensueño para una escapada urbana.

¡A ver si eres capaz de no enamorarte de esta ciudad tan poco valorada después de hacer todo lo que sugerimos en la lista!

1. Sube al Tranvía 28

The 28 Tram Es uno de los modos más agradables de recorrer Lisboa y, por 1,35€, el Eléctrico 28 es una ganga. Subiendo y bajando las empinadísimas colinas en 45 minutos, los vagones retro traquetean hacia abajo por unas calles tan estrechas que puedes tocar los edificios desde las ventanas (es un hecho, no una recomendación).

Encontrarás la estación terminal en el lado este de Praça Martim Moniz, cerca de la esquina sureste, ocupada por un grupo pequeño de turistas con cara de estar algo perdidos.

Cuando el tranvía empieza a traquetear hacia arriba, págale al conductor en efectivo o utiliza tu tarjeta de metro y, si puedes, busca un sitio en la ventana. Irás viendo diferentes secciones de esta diversa ciudad, como el Castillo de San Jorge, Lisboa Baixa (la ajetreada parte sur de la ciudad), el infame distrito de bares Bairro Alto, el magnífico edificio neoclásico del parlamento de Portugal y, finalmente, el Cemitério dos Prazeres.

2. Cruza Ponte 25 de Abril para visitar Cristo Rei

Ponte 25 de Abril¿En qué otro lugar puedes decir que cruzaste el Puente Golden Gate para ver la estatua del Cristo Redentor de cerca? Esto es posible en Lisboa, donde podrás admirar las versiones portuguesas de estos símbolos famosos de San Francisco y Rio, iconos por derecho propio en esta ciudad y visibles desde muchos lugares de esta empinada metrópolis.

El Puente 25 de Abril, que se extiende sobre el río Tagus, es solo 460 metros más corto que su versión americana. A su vez, la estatua del Cristo Rey, de 103 metros de altitud, deja pequeñita a su prima sudamericana, superándola más de dos veces y media.

Si te pones justo en la base del monumento tendrás una vista de postal del puente y una vista panorámica del centro de Lisboa. Por 4€ extra, puede subir al ascensor que lleva hasta un pedestal de 82 metros, desde donde tendrás unas vistas que quitan el hipo.

Llegar a la estatua lleva desde la Estación Rossio en el centro unos 45 minutos, pero si cuentas con medio día para explorar, merece la pena. Toma el tren hacia Sintra, bájate en Campolite y ahí toma un tren con destino Setubal que atraviesa el puente, y te bajas en Coina. Desde ahí, la estatua está a un paseo de 20 minutos.

3. Bebe Ginjinha

Ginjinha bar Nada dice ‘vacaciones’ como probar la oferta local de licor. El licor de guinda Ginjinha es la variante de Lisboa. La bebida está disponible por toda la ciudad y con frecuencia verás pequeños bares que solo venden esta bebida.

Toma tu copa en Ginginha de Carmo, el encantador micro bar fácil de pasar por alto, situado en una entrada, a un paso de las escaleras que suben la colina, justo al sur de la estación Rossio. Por 1,65€, te darán un chupito de esta bebida tan portuguesa, servida en una taza de chocolate. Si consigues resistir la tentación de comerte la taza inmediatamente, ¡el simpático personal te dará otro chupito gratis!

4. Vete de fiesta a Cais do Sodré

Cais do SodreSería un milagro pasar algo de tiempo en Lisboa sin que alguien te recomendase ir a tomar unas copas al Bairro Alto, con su abundancia de bares de moda— pues hazles caso. Si el alcohol, la curiosidad y la gravedad pueden contigo, igual te encuentras bajando por la Rua do Alecrim, la colina que conecta Praça de Luís de Camões con Cais de Sodré a la orilla del río.

Hasta no hace mucho, aquí era donde se reunían los marineros de la ciudad, los strippers y las prostitutas. Ahora acoge al icónico local de música en directo, Music Box, así como a una gran cantidad de garitos que, antiguamente parte del sórdido entramado del vecindario, han dado un gran giro en este ambiente aburguesado.

5. Córtate el pelo en Figaros (si eres chico)

Figaro's Barbershop in LisbonMucho se podría decir sobre ir al barbero cuando estás en el extranjero; es una oportunidad para conectar individualmente con comerciantes locales y tomarse un bien merecido descanso después de un día a tope de visitas turísticas. En ningún sitio disfrutarás tanto de esta sensación de evasión como en Figaros, al pie de la mencionada Rua do Alecrim, en el extremo de Cais do Sodré.

Los clientes pueden esperar un corte de pelo a la vieja usanza, estilizado con gran meticulosidad por parte de un personal de lo más agradable en esta sala extravagante y cavernosa. Te recibirán bien aunque no tengas cita, pero puede que te toque esperar una hora o más, lo cual no es ningún problema cuando te dan whisky y cerveza gratis. Esta barbería es solo para hombres, pero si eres una mujer que busca un estilo a lo Elvis, ¡anímate y vete allí! Cuando David Beckham se pasó en 2015 describió el local como ‘posiblemente la mejor barbería del mundo’. No está nada mal viniendo de uno de los mayores iconos de estilo del mundo. Los precios empiezan en 25€ por un corte clásico que nunca olvidarás.

6. Come en el salón del Mercado da Ribeira

Time Out Mercado da RibeiraDecidir dónde comer mientras estás de vacaciones es siempre un lío que, como bien sabes, ha puesto a prueba amistades y ha acabado con relaciones. Esto no debería ser un problema para nadie que tenga la suficiente suerte de conocer este moderno salón de comida; lo abrió en 2004 la revista Time Out en el mayor mercado de alimentos frescos de la ciudad, frente a la estación Cais do Sodré.

Este lugar poco común cuenta con 35 kioskos ‘que reúnen algunas de las tiendas de comida y restaurantes favoritos de la ciudad’, con todo tipo de opciones, desde queso y vino, a chuletas y marisco y todo tipo de dulces. Procura ir fuera de los horarios de comida y de cena portugueses porque estará MUY llena, y será difícil encontrar un sitio.

¿Pero dónde puedes alojarte?

Destination Hostels es una estilosa cadena de hostels con tres ubicaciones en Lisboa—dos de las cuales están idealmente situadas para descubrir todo lo que te hemos descrito aquí.

alt Lisbon Destination Hostel está ubicado dentro de la propia estación de tren Rossio, y cuenta con jardín y un bar en el espacio industrial en el que está situado. El tren a Cristo Rey está literalmente bajando las escaleras, mientras que la terminal del tranvía 28 está a cinco minutos a pie.

Sunset Destination LisbonSituado en la estación de tren de Cais do Sodré, Sunset Destination Hostel es otro hostel moderno cuya decoración, que consiste en papel de pared retro, maletas y gramófonos vintage, hace que los huéspedes sientan como si viajasen a la era dorada de los viajes en ferrocarril. También cuenta con una terraza en la azotea, y una pequeña piscina a la orilla del río.

Lisboa es famosa por el gran estándar de sus hostels boutique que ofrecen una gran cantidad de extras, desde galerías de arte en el propio local hasta alquiler de bicis gratuito, pasando por comidas caseras de tres platos. ¡Aquí puedes verlo todo!

Gracias a Edna Winti, Pedro Ribeiro Simões y Olympusjohn por el uso de estas fantásticas imágenes con licencia de Creative Commons.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *